lunes, 15 de diciembre de 2014

¿Cómo evitar que se te duerman las manos?

Como evitar que se te duerman las manos?
Cosquilleo, adormecimiento, insensibilidad, tras un rato montando las manos ya no las sientes igual. Es uno de los problemas más molestos sobre la bici ¿Tiene solución?

¿Cómo evitar que se te duerman las maRelacionados
·        



A menudo el adormecimiento de las manos tiene un origen bastante claro: llevar buena parte de tu peso en las manos y no en el sillín. Desde un punto de vista teórico, para ir cómodos en bici debemos colocarnos de forma que el 60% de peso caiga sobre el sillín y el 40% restante sobre las manos. Cuando esto no sucede, suelen aparecer las molestias a las que nos referimos. El peso que deben soportar las manos está influenciado básicamente por tres componentes:
1. Retroceso del sillín. El retroceso del sillín se refiere al ajuste que podemos hacer del sillín en el plano horizontal, es decir, cuanto lo adelantamos o lo retrasamos. Este ajuste se hace en relación al eje del pedalier. Para medirlo, se establece una plomada o referencia vertical entre la punta del sillín y el eje del pedalier. Para una estatura de 1,72, se puede hacer una recomendación un tanto generalista pero que seguro que te ayuda: colocar el sillín con un retroceso de 5cm seguro que ayuda a un correcto reparto de los pesos.
2. Inclinación del sillín. Si el sillín está inclinado hacia delante, el ciclista puede que no sea del todo consciente de que su peso se transmite hacia el manillar. Conviene revisar la inclinación del sillín para asegurarse que esa “pequeña” inclinación no sea excesiva. Más de uno o dos grados de inclinación pueden ser suficiente como para crear esta sensación de incomodidad.
3. Altura del puño. La altura del puño siempre se refiere a la posición del mismo respecto al sillín. Lo que se mide es la diferencia de altura entre el centro del sillín y el centro del puño. Como es lógico, cuanta más diferencia haya entre ellas más peso va a soportar el manillar. Para un biker de 1,72m, una buena referencia sería tratar de situar el puño aproximadamente a la misma altura que el sillín, o como mucho, 2-3cm por debajo del mismo.
Además de estas cuestiones, estos problemas son mucho más llevaderos si se utilizan puños o guantes ergonómicos, ya que permiten repartir mejor el peso sobre la mano. Igualmente, el uso de cuernos o acoples también suele ayudar a soportar mejor esta molestia al permitir diferentes apoyos de las manos sobre el manillar. La mejor forma de solucionar estos tipos de molestias o dolores es hacerse un análisis biomecánico para buscar la máxima comodidad, optimizar el rendimiento y evitar lesiones.

¿POR QUÉ SE ME DUERMEN LAS MANOS?
Se te duermen las manos, sobre todo en las bajadas cuando vas agarrado fuerte al manillar... ¿Son los puños? ¿Son los guantes? ¿Es la postura sobre la bici?

¿POR QUÉ SE ME DUERMEN LAS MANOS?
 Los dolores de manos en mountain bike y ciclismo suele deberse a un incorrecto apoyo de éstas sobre el manillar. El nervio ulnar, que transcurre desde el antebrazo hasta la mano, queda aprisionado al recaer nuestro peso sobre las manos, produciéndose su adormecimiento. 

No se trata de la talla de los guantes, probablemente debemos buscar unos guantes que no presionen el nervio. Con un puño y guante normal la presión que ejercen los huesos de la mano sobre el puño de la bicicleta oprimen el nervio ulnar, generando molestias, mientras que con un puño y
 guante anatómico la presión sobre la zona se reduce, gracias al aumento de la superficie de apoyo y al almohadillado que se encuentran bajo el nervio ulnar. 


La
 sustitución de los puños puede ser también la solución. Recomendar unos es difícil porque los hay de distintas formas, durezas, tamaños... Es buena solución probar con unos más blandos, cuyo grosor se adecúe al tamaño de tu mano, que te resulten cómodos de agarrar, ergonómicos. 

También es importante
 la forma con al que agarres el manillar. El manillar debe ir sujeto con firmeza pero sin hacer fuerza. Debes ir relajado sobre la bici pero con tensión muscular. Si vas demasiado tenso sobre la bici puedes agarrotar tu musculatura, produciendo de manera indirecta el dolor en las extremidades. 

En cuanto a la
 postura pueden ocurrir varias cosas: Si el manillar está demasiado bajo y/o alejado, habrá una mayor cantidad de tu peso recayendo sobre tus brazos y manos. Si las manetas de freno, al frenar, quedan lejos del manillar, te verás obligado a llevar las manos abiertas y forzadas. Prueba a destensar los frenos para que las manetas tengan más recorrido y/o aproxímalas al manillar ajustando el tornillo de alcance. Unos acoples en los extremos del manillar también te podrían ayudar. Te permitirían cambiar las manos de posición durante las subidas y los llanos, aliviando de cuando en cuando la presión sobre la palma de la mano.




 


                                                     

No hay comentarios: